Previous
Next

Misión

Promover a nuestros educandos en una sólida formación de calidad espiritual, intelectual, física y moral, en un clima de sencillez y alegría, para que tomen conciencia de su dignidad, se preparen al servicio y lleguen a ser agentes de transformación social.

Visión

Ante los desafíos de un mundo cambiante las comunidades Educativas Yermistas se consolidan como instituciones donde se educa integralmente a nuestros educandos hasta llevarlos a asumir su compromiso evangelizador para que sean capaces de transformar y servir en la sociedad que se desenvuelven.

La escuela «Hidalgo» fue fundada el 20 de septiembre de 1943, por las religiosas de la congregación de Siervas del Sagrado Corazón de Jesús y de los Pobres, cuya misión primordial es la promoción integral de la persona, trabajando en formar el corazón desde la más tierna infancia con cimientos sólidos y duraderos basados en los principios y valores del evangelio. Estudios incorporado a la Secretaria de Educación Pública.

El padre José María de Yermos y Parres, nació en Jalmolonga, estado de México, el 10 de noviembre de 1851. Creció en la ciudad de México en un ambiente cristiano. Ingresó a la Congregación de la Misión en 1867 y dos años más tarde emitió los primeros votos religiosos. 

Después de pasar una situación de búsqueda espiritual y personal, abandonó la Congregación y se incorporó a la Diócesis de León, donde fue ordenado sacerdote. Su vida cambió al presenciar una terrible escena. En León Gto., en el barrio del Calvario , econtró a unos cerdos, en las márgenes del río devorando a unos recién nacidos y esto lo impulsó a fundar una institución de educación para la infancia y la juventud, sobre todo para aquellos más emprobrecidos. El 13 de diciembre de 1885 fundó la Congregación de Siervas del Sagrado Corazón de Jesús y de los Pobres. Su lucha contra la injusticias, la defensa de los derechos del pobre y su celo apostólico hicieron que un personaje político de la época le diera el título de «Gigante de la Caridad».

Fundo varias escuelas en diferentes partes de la República. Después de su muerte acaecida el día 20 de septiembre del año 1904, su obra siguió extendiéndose y traspasó las fronteras de nuestra patria, llegando a Italia, Estados Unidos de América, Centroamérica, Sudamérica y África. Su característica fue la caridad, humildad, sencillez y servicio.

El 21 de mayo del año 2000, fue canonizado por el Papa Juan Pablo II en la basílica de Roma, Italia.

Lema: ¡Por mi Fe y por mi Patria Siempre adelante!

El Amor Misericordioso

Es una expresión de la Caridad, que exige donación humilde y entrega sacrificada para remediar la necesidad del prójimo de manera cuidadosa, delicada y de acuerdo a las posibilidades. “Que no miren con indiferencia las penas y alegrías de los demás; háganlas reflexionar sobre los sufrimientos de las otras, especialmente de aquellos de que las niñas con frecuencia no se dan cuenta por su natural ligereza”.

La Libertad

Es la fuerza interior que hace crecer como persona para elegir el bien. “Educarán en la obediencia sometiéndolas a una disciplina firme y a la vez suave, respetando la iniciativa y libertad de las niñas”.

La Responsabilidad

Consiste en asumir los propios actos y sus consecuencias, como resultado de las decisiones tomadas. “Se sujetarán a sus prescripciones con diligencia y puntualidad, acomodando a él su conducta, y no emprendiendo cosa alguna que pueda impedir su fiel cumplimiento”.

El Servicio

Implica descubrir y poner inteligentemente a disposición del otro los valores personales para el bien de la comunidad. “Harán comprender que la piedad sólida no tiene nada de triste, rudo, ni ridículo, antes por el contrario se capta el cariño por la sencillez, la naturalidad y la diligencia en prestar servicios a los demás. Les enseñarán a que con el debido permiso presten ayuda a sus compañeras y las alienten con sus servicios y buenas palabras.

El Respeto

Reconocer la propia dignidad, la de los otros y el comportamiento fundado en este reconocimiento. “Tendrán trato y manera afables que manifiesten la bondad; y por lo mismo, evitarán el mostrar un genio y aspecto frío, seco, duro e indiferente; hablando siempre a las niñas con educación benevolencia y delicadeza. Hablándoles siempre con respeto y esforzándose en prestarles con diligencia los servicios que les pidan”.

Son el sujeto primordial de toda la actividad educativa, encontrándose en proceso de madurez y formación, se promueve en ellos su propia acción autodidacta y creativa, obteniendo en lo futuro ser útiles para sí mismos, para sus familias y para la sociedad en que habrán de vivir y todo lo que sirva para su salvación.

•Reconocen la propia dignidad como hijos de Dios.
•Aman a dios y al prójimo, teniendo actitudes de interioridad, gratitud y coherencia entre fe y vida.
•Alcanzan un equilibrio emocional.
•Seleccionan y utilizan la información adecuadamente.
•Interactuan libremente en su medio ambiente, cuidándolo con responsabilidad.
•Desarrollan competencias para la vida que, además de conocimientos y habilidades, incluye actitudes y valores para enfrentar con éxito diversas tareas.
•Su espiritualidad se distingue por la devolución al Sagrado Corazón de Jesús.
•Viven su ser cristiano que lo lleva a un compromiso misionero.
•Se caracterizan por ser participativos, solidarios y serviciales en su vida familiar y social.

Contáctanos

Nos interesa brindarte un mejor servicio contactanos para obtener mayor información.